M. ANGUEIRA > CATOIRA (Diario de Arousa -20/11/2008)

Un grupo de integrantes de la plataforma “Salvemos a Fonte Gaiteira” se desplazó ayer a Santiago para trasladar a la Xunta y a los diversos grupos políticos representados en el Parlamento la problemática surgida en Catoira a raíz de la construcción del Edificio Multiusos en el entorno de la Fonte Gaiteira.


Los representantes del colectivo se concentraron ante las sedes de la Xunta y del Parlamento portando pancartas en las que podían leerse lemas como “Auditorio sí, na Fonte Gaiteira non”, “Catoira di non ó formigón” o “¡Patrimonio sálvanos!”.

La plataforma entregó varios escritos en la Dirección Xeral de Patrimonio, en Augas de Galicia y en la Consellería de Medio Ambiente, en los que se hace constar que el municipio vikingo “conta cun parque de singular fermosura”, atravesado por el río Catoira e que “ten no seu entorno Bens de Interese Cultural”, entre los que citan un puente medieval, una casa solariega, un viejo molino o el conjunto parroquial. Apuntan que el Concello “quere levar adiante un Auditorio e unha Casa Consistorial totalmente innecesaria e que ninguén demanda no noso pobo”.

Recuerdan que, en el año 2006, el lugar sufrió un desbordamiento del río Catoira que “fixo que a parcela quedase asolagada” y aseguran que el nuevo edificio ­cuyas obras comenzaron hace semanas­ estaría “dentro da área de protección deste río”. Por ello, instan a la Consellería de Medio Ambiente a que intervenga para “garantir a protección, conservación e mellora dese lugar e para evitar un dos maiores atentados medioambientais que se van perpetrar no noso país”.

El escrito entregado en Patrimonio alude a que las obras del Multiusos “invaden amplamente os contornos de protección dos bens patrimoniais existentes”, además de recalcar que, cuando se recalificó la parcela de suelo rústico a suelo de equipamientos, “non se fixo ningún informe de Patrimonio, como era perceptivo”. En base a ello piden a la Consellería de Cultura que paralice las obras del Multiusos, ya que “a continuidade das mesas produciría danos irreparables”. La plataforma cree que también debería intervenir la Policía Autonómica en este caso.

 
  Unas 200 personas piden que la Fonte Gaiteira “non se encha de formigón” con el Multiusos (Diario de Arousa)

M. ANGUEIRA > CATOIRA

Unas doscientas personas se concentraron ayer en la Fonte Gaiteira de Catoira para reclamar que no se construya en esta parcela el Edificio Multiusos proyectado por el gobierno local y exigir que se destine este espacio a un gran parque natural y lúdico. Hicieron oídos sordos al dictamen de la Subdelegación del Gobierno, que había prohíbido el acto, aunque finalmente éste se desarrolló con total normalidad y se circunscribió exclusivamente al espacio público situado justo detrás de la finca en la que se construirá el Multiusos. Con musica de gaita como sonido de fondo, la plataforma “Salvemos a Fonte Gaiteira” pidió que este enclave “non se encha de formigón” y que se busque otro emplazamiento para el Auditorio.

La música de gaita fue la banda sonora de la concentración convocada para ayer por la plataforma “Salvemos a Fonte Gaiteira”, que fue secundada por unas 200 personas, entre ellas más de una veintena de músicos. Al grito de “¡Viva a Fonte Gaiteira!”, la protesta tuvo un carácter lúdico y festivo y, a pesar de que había sido prohibida por la Subdelegación del Gobierno, se desarrolló sin incidencias. Eso sí, la Guardia Civil hizo acto de presencia y recorrió en varias ocasiones con un coche patrullas los alrededores para cerciorarse de que los manifestantes no se introducían en la finca en la que se va a construir el Edificio Multiusos, un inmueble que es precisamente la causa de la polémica.

Los asistentes, la gran mayoría ataviados con camisetas con el lema “Salvemos a Fonte Gaiteira”, se animaron incluso a bailar al son de las gaitas, en un intento por que la protesta tuviese un carácter distintivo. Entre quienes apoyaron la concentración se encontraban varios representantes políticos locales, como los portavoces del BNG y el PP, Nando Casal y Marcos Coira respectivamente.

Ciudadanos y políticos pusieron de manifiesto su oposición rotunda a que el Edificio Multiusos proyectado por el gobierno catoirense y respaldado por la Xunta se construya en la Fonte Gaiteira. “Este espacio natural débese respectar e non tapar con formigón”, dijo el portavoz de la plataforma, Jesús Manuel Ribeiro. Él fue el encargado de poner voz al manifiesto de la protesta, cuyo principal lema fue “Auditorio si; na Fonte Gaiteira non”. Ribeiro sostuvo que “formigonar” esta parcela “non é progreso. Respectar os espacios verdes, iso si é progreso”, lo que recibió las ovaciones de todos los presentes.

La plataforma pretende que se busque otro enclave para el Multiusos y que no se traslade a él la Casa Consistorial, sino que se arregle la actual. Creen que Catoira “non pode perder a posibilidade de ter no centro do municipio un parque que, pola súa amplitude, daría ós veciños moitos servizos: parque infantil, zonas de lecer, lugar de concertos ó aire libre”. Además, creen que podría convertirse en otro de los símbolos naturales y patrimoniales de Catoira, uniéndose así a enclaves como las Torres de Oeste, la laguna Pedras Miúdas o los molinos.

“Non sei como lle gustaría ó alcalde ­el socialista Alberto García­ que o recordasen”, indicó Jesús Ribeiro. “A min gustaríame que os meus netos un día puideran dicir que o seu avó loitou porque houbera un gran parque na Fonte Gaiteira”, añadió. Instó a todos los asistentes a cerrar los ojos un instante “e pensade o que queredes: formigón ou beleza” y concluyó el manifiesto con la frase: “Fonte Gaiteira: parque de Catoira, a parcela enteira”.

Este colectivo tiene previsto continuar con las protestas para tratar de disuadir al Concello y lograr que se frene la construcción del Multiusos, a pesar de que la finca ya está vallada y que la empresa Tragsa ya ejecutó algunos trabajos previos”. El alcalde, Alberto García, garantizó hace unos días que el Auditorio se constryirá en la Fonte Gaiteira irremediablemente, ya que el proyecto cuenta con la aprobación de la Xunta. Aún así, la plataforma no pierde la esperanza y cree que aún están a tiempo de invertir la situación.